¿Qué son los filtros solares?

LOS FILTROS SOLARES

son el principal elemento del protector solar y tienen como misión reflejar, dispersar o absorber los rayos solares, protegiendo así la piel de los efectos dañinos del Sol. Según cómo actúen, se pueden clasificar de forma general en dos grandes grupos:    

  • FILTROS FÍSICOS: son partículas minerales que actúan como una “pantalla” de amplio espectro, reflejando las radiaciones solares. Este tipo de filtro atenúa los rayos ultravioletas (UV), los visibles y los infrarrojos (IR).
  • FILTROS QUÍMICOS: convierten la radiación solar ultravioleta y la transforman en otro tipo de energía inocua para la piel. ​

 

Con ZERO% las pieles sensibles o con tendencia alérgica podrán aprovechar los beneficios del sol con una muy alta protección solar frente a radiación ultravioleta B (FPS 50+); 0% de filtros químicos, 0% de parabenos y 0% de perfumes, además de ser resistente al agua y proteger de los rayos ultravioleta A e infrarrojos. Es el único protector mineral que contiene Multi-CELL ANTIOX [ complex ], complejo anti-radicales libres que activa los sistemas de defensa y reparación celular.

Existen muchos tipos de protectores solares, pero son todos iguales?

HAY DISTINTOS TIPOS DE FILTROS SOLARES,

los más comunes son los filtros físicos (reflejan la radiación, dispersándola) y los químicos (absorben la energía de la radiación UV). En su conjunto, los filtros solares se consideran moléculas seguras. No obstante, el uso de algunos filtros químicos como la oxibenzona o el octocrileno es controvertido, especialmente en niños pequeños y pieles sensibles o reactivas, por una mayor probabilidad de absorción cutánea y reacciones alérgicas, y también en aquellos con problemas de integridad del estrato córneo.

Para minimizar todos estos riesgos se recomienda emplear preferentemente protectores con filtros físicos en pieles sensibles. Los filtros inorgánicos, como el óxido de zinc y dióxido de titanio, tienen la ventaja de ser muy fotoestables y de no provocar reacciones alérgicas. Las emulsiones que incorporan filtros inorgánicos serían las más adecuadas para evitar la sensibilización, la irritación y la fotoalergia.

¿Cuál es tu factor de protección?

Los efectos del sol

EL SOL ES BENEFICIOSO PARA LA SALUD,

pero un exceso de radiación solar puede resultar perjudicial para la piel produciendo eritemas (quemaduras), manchas, arrugas, envejecimiento prematuro y trastornos cutáneos que favorezcan la aparición de cáncer de piel.

Sus efectos son acumulativos e irreversibles, por ello es indispensable protegerse del Sol con gorra, camiseta, gafas de Sol y un protector solar adaptado al fototipo de piel y al grado de insolación.

El fotoprotector ideal debe proporcionar:    

  • Fotoprotección Primaria: A través de filtros UVA, UVB de última generación con un amplio espectro de absorción.
  • Fotoprotección Secundaria: Para Neutralizar los radicales libres, estimular la reparación celular y del ADN y brindar protección frente a la radiación IR.
  • Una formulación estable y segura de fácil aplicación y rápida absorción.
  • Un formato adecuado para cada necesidad.

Elección del factor de protección

El tipo de piel determina el factor de protección solar (FPS) a aplicar. Consulte las características de cada grupo para determinar cuál es su fotosensibilidad.

Elementos como la hora de exposición, la altitud y latitud, la superficie (nieve, arena, agua,..etc.) y las condiciones meteorológicas también deben tenerse en cuenta al seleccionar el FPS.

FOTOTIPO CARACTERÍSTICAS RECOMENDADO
I Piel intolerante o hipersensible al sol (piel blanca o muy blanca, piel con lunares o pecas, muy susceptibles de padecer quemaduras solares)
II-III Piel sensible al sol (Piel clara, con algún lunar o peca, cabello rubio o castaño claro, susceptibles de padecer quemaduras solares aunque pueden llegar a broncearse)
IV-V Piel bronceada o resistente (Piel que se broncea fácilmente y que padece quemaduras solares solo en exposiciones intensas)

 

SÍGUENOS