La importancia de la protección solar tras un tratamiento estético

La importancia de la protección solar tras un tratamiento estético

08/05/2017

Dra. Adriana Ribé

Doctora en Medicina y Cirugía Dermatopatología. Fundadora de RibeClinic.


 

Los tratamientos de medicina estética son muy populares en la actualidad. Son realizados por pacientes hombres y mujeres con edades comprendidas principalmente entre los 15-70 años. Nos referimos a tratamientos con láser para rejuvenecimiento, para depilación, para varices, para manchas, para eliminar tatuajes… También están los peelings, rellenos con ácido hialurónico, mesoterapia facial y corporal…

 

Después de estos tratamientos de medicina estética se recomienda al paciente seguir unas pautas que varían de un tratamiento a otro (cremas calmantes, cremas cicatrizantes, cremas con vitamina K…) pero siempre incluyen aplicar factor de protección solar.

 

¿Por qué es importante aplicar el factor de protección solar tras un tratamiento estético?

Ante todo, hay que recordar que siempre debemos aplicarnos factor de protección solar si nos exponemos al sol, independientemente de haber hecho o no un procedimiento estético pues hay que protegerse de los UVA/UVB e infrarrojos responsables del daño en las células de la piel, además del fotoenvejecimiento.

 

Lo que ocurre es que, a pesar de que conocemos que siempre debemos aplicarnos el factor de protección solar y cada vez lo hacemos más y mejor; en ocasiones, no lo cumplimos. Pero también es cierto, que después de un procedimiento estético estamos más concienciados y además el doctor nos insiste más en la importancia de protegernos del sol.

 

Debemos aplicar factor de protección solar después de un procedimiento estético por varios motivos:

  • El tratamiento estético puede haber dejado la piel un poco más sensible y estar más desprotegida y se puede “quemar” (poner más roja e hinchada e incluso formar ampollas) tras tratamientos como un peeling agresivo o láser ablativo.
  • La piel se puede hiperpigmentar. La zona tratada con láser o peeling o relleno o escleroterapia se inflama por el procedimiento y al exponerse al sol, puede ponerse más oscura de forma reactiva.
  • En tratamientos de medicina estética para rejuvenecimiento activamos la formación de colágeno al estimular el fibroblasto. Sabemos que la exposición al sol activa reacciones que destruyen el colágeno. Así, no sería recomendable tras un tratamiento de rejuvenecimiento exponerse al sol sin protección por un efecto contrario al buscado con el tratamiento.

 

¿Qué factor debo aplicarme? ¿Son todos los factores de protección iguales?

La recomendación es aplicar factor de protección alto: 30, 50 o 50+.

 

No todos los factores de protección son iguales. Se diferencian, principalmente, según el grado de protección (número: 30, 50…) y según la composición.

Hay dos tipos de protectores solares:

  • Filtros físicos o minerales: También llamadas pantallas totales. Reflejan toda la radiación solar, impidiendo que ésta penetre en la piel y produzca enrojecimiento o quemaduras.
  • Filtros químicos: Actúan absorbiendo la radiación solar y transformándola en otro tipo de energía no nociva a la piel.

En general, los factores de protección que se recomiendan después de un tratamiento de medicina estética son los filtros físicos o minerales, pues son totalmente seguros y no van a irritar la piel que puede estar sensible después del tratamiento.  Tenemos la idea de que los filtros físicos suelen ser muy densos y dejar una película blanca sobre la piel. Las buenas noticias es que hoy en día hay filtros físicos muy fluidos, fáciles de aplicar, que hidratan y con color.

Así, después del tratamiento de medicina estética se aconseja aplicar un filtro solar físico 30-50+. Además de escoger el protector más adecuado, éste debe aplicarse correctamente. Esto es, entre 30 minutos y 2 horas antes de exponerse al sol y reaplicar después de haber pasado 80 minutos en el agua o si ha transpirado en gran cantidad o cada 2 horas fuera del agua.

 

SÍGUENOS