Cómo nos bronceamos

¿Cómo nos bronceamos? La melanina y cómo estimular el bronceado

15/06/2017

Dra. Laura Miguel Gómez.

Dermatóloga. Hospital Ramón y Cajal

 

Cuando los dermatólogos aconsejamos a los pacientes el uso de fotoprotectores, suelen ser muy reacios ya que la mayoría cree que si se aplica crema solar no se broncea, pero… ¿qué hay de cierto en el mito de que si nos protegemos frente al sol no vamos a coger ese "moreno" tan deseado? ¿hay personas que arriesgan la salud de su piel dejando de utilizar cremas solares por estar más bronceados? Sí, las hay y vamos a explicar cómo no es incompatible proteger nuestra piel frente a los rayos solares y estar bronceado.

¿Cómo nos bronceamos?

El bronceado de la piel es un mecanismo de defensa frente a la radiación ultravioleta que emite el sol, esta radiación tiene efectos positivos como facilitar la producción de vitamina D necesaria para absorber el calcio que requiere nuestro cuerpo, pero en exceso es peligrosa, ya que puede alterar el sistema inmune, acelerar el envejecimiento prematuro de la piel (salen más arrugas y manchas) y favorecer la aparición de cáncer cutáneo. Por suerte, existen en las capas de nuestra piel unas células especializadas llamadas melanocitos encargadas de producir la melanina, además de proporcionarle a la piel su color natural, nos protege frente a los rayos solares.

La melanina se oxida al entrar en contacto con la radiación solar, provocando una tonalidad más oscura de la piel, lo que conocemos comúnmente como bronceado y, a su vez hace que sea más resistente ya que absorbe las radiaciones nocivas. Pero esta protección natural que tenemos es limitada, no es capaz de absorber la totalidad de las radiaciones, por lo que siempre se recomienda utilizar crema solar y evitar la exposición al sol en las horas de mayor radiación.

Existen 6 fototipos diferentes que miden la respuesta de los diferentes tipos de piel a la luz ultravioleta:

 

FOTOTIPOS

I

II

III

IV

V

VI

DESCRIPCIÓN

Ojos y pelo claro( pelirrojos) pecas.

Pelo rubio, ojos claros

Pelo castaño

Pelo castaño oscuro, ojos marrones

Pelo castaño muy oscuro

Pelo negro

TENDENCIA A LA QUEMADURA SOLAR

Siempre se quema

Casi siempre se quema

A veces se quema

Es raro que se queme

Se quema raramente

Casi nunca se quema

BRONCEADO

Nulo

Ligero

Claro

Oscuro, con facilidad

Muy oscuro, muy fácilmente

Negro, siempre

COLOR DE PIEL

Muy blanca

Blanca

Ligeramente morena

Morena

Muy morena

Negra

 

¿Es incompatible el uso de fotoprotector y el bronceado?

La respuesta es no, ya que se puede estar protegido frente al sol y conseguir una mayor pigmentación de la piel sin ponerla en riesgo. Existen en el mercado fotoprotectores capaces de activar la melanina y promover el bronceado, es el caso por ejemplo de Bronze, de protextrem®, que contiene el activo Bronze T10 [complex]. Este ingrediente estimula la producción de melanina consiguiendo un bronceado natural unificado y duradero. Al mismo tiempo que cumple estas funciones, también nos protege de los rayos solares (son dañinos especialmente cuando se toma el sol sin precaución).

Consejos para tomar el sol en buenas condiciones:

  • Aplicar crema fotoprotectora 30 minutos antes de la exposición al sol y renovar la aplicación cada 2 horas y después de cada baño.
  • Evitar exponerse al sol durante las horas centrales del día (desde las 12 de la mañana hasta las 17 horas de la tarde aproximadamente).
  • Proteger adecuadamente la piel, la cabeza y los ojos con ropa, gorros y gafas de sol homologadas, para no dañar nuestra visión.
  • Utilizar cremas hidratantes calmantes después del bronceado para aliviar las posibles irritaciones de la piel.
  • Proteger a los niños, ya que son más susceptibles a las sobreexposiciones al sol. Se debe evitar que menores de 3 años estén expuestos al sol.

SÍGUENOS