protextrem zero - crema solar pieles sensibles

5 razones para utilizar protección solar 100% mineral, sin perfumes y sin parabenes en pieles sensibles y reactivas

5 razones para utilizar protección solar 100% mineral en pieles sensibles y reactivas

11/07/2017

María José Cachafeiro Jardón

Licenciada en Farmacia y titular de la Farmacia Cachafeiro en el asturiano valle de Turón. Fundadora, coautora y encargada de las redes sociales de La Botica de Teté.

Cada vez somos más conscientes de la importancia de protegernos de una manera adecuada del sol, principalmente en verano, que es cuando la radiación solar nos incide de manera más directa, y no sólo en la playa o la piscina, sino en todas las actividades de nuestro día a día. Lo ideal es protegerse durante todo el año, pero ahí aún nos falta bastante camino por recorrer.

En las farmacias recibimos muchas consultas sobre protección solar, sobre todo referidas a bebés, niños y personas con pieles sensibles y reactivas. Es normal, ya que estas pieles son las más delicadas y necesitan unos cuidados “extras”.

Los productos que usamos para protegernos del sol, nos protegen gracias a unos activos que se llaman filtros solares. Los filtros solares pueden ser de tres tipos: físicos, químicos y biológicos.

  • Los filtros químicos están formados por sustancias que al aplicarlas sobre la piel absorben la energía de la radiación solar y la transforman en calor.
  • Los filtros físicos contienen compuestos minerales que reflejan y dispersan la radiación solar.
  • Los filtros biológicos están formados por antioxidantes que nos protegen del estrés oxidativo producido por la radiación solar y disminuyen el daño celular.

Cuando me piden una recomendación respecto a la protección solar de las pieles sensibles e hiperreactivas, mi consejo siempre es optar por productos con filtros físicos, sin perfumes y sin parabenos. ¿Por qué? Pues por las siguientes razones:

  1. Los principios activos más utilizados como filtros físicos, el óxido de zinc y el dióxido de titanio, permanecen sobre la piel sin absorberse ni reaccionar con ella, por lo que no van a producir irritaciones.
  2. Los filtros físicos actúan nada más aplicarlos, los biológicos necesitan entre 20 y 30 minutos para empezar a protegernos. La rapidez del efecto es un plus para asegurar que esas pieles siempre están protegidas.
  3. Aunque la cosmeticidad de los protectores con filtros físicos es un poco peor, en los últimos años ha mejorado mucho, y al aplicarlas ya no nos dejan como fantasmas. Sí que puede quedarnos un ligero tono blanquecino, pero también nos sirve para detectar zonas que nos hayamos olvidado de aplicarlos y el momento en que debemos reaplicar. Al final es hasta una ventaja.
  4. Los perfumes son potencialmente alergénicos por lo que evitarlos en este tipo de pieles es una buena opción.
  5. Los parabenos son conservantes muy utilizados en cosmética. Su uso es controvertido, sobre todo si se utilizan en cantidades excesivas y en pieles delicadas. Los protectores solares como deben aplicarse varias veces al día y en todo el cuerpo, implican un uso abundante, así que mejor elegir uno que no lleve parabenos.

Además, lo ideal, sería que el protector por el que nos decidamos incluya además filtros biológicos que ayuden a ampliar la protección y que contengan sustancias que hidraten y cuiden la piel.

Si tienes la piel sensible, déjate aconsejar por tu farmacéutico, también en lo referente a la protección solar.

VER TODOS

SÍGUENOS